Share on facebook
Share on whatsapp

Del latín solstitium, el término solsticio es un concepto astronómico que se refiere a la época en que el Sol se encuentra en uno de los trópicos. … El solsticio de verano o solsticio vernal produce el día más largo y la noche más corta del año en el hemisferio boreal (sucediendo lo contrario en el hemisferio austral).

Cuando el hemisferio norte se inclina hacia el sol, el ángulo de la luz se pronuncia más y se dan los días más cálidos del verano. Por eso, cuando más al norte estamos, más largas serán las horas de luz alrededor de la hora del solsticio de verano.

Después de una primavera extraña por lo que ha acontecido a nivel mundial, el verano ha llegado de manera oficial con el solsticio del sábado 20 de junio del 2020. En España, exactamente,  a las 23:44 horas de la noche (hora peninsular).

En el Reino Unido destaca el ritual que se realiza en Stonehenge donde miles de personas se acercan el 21 de junio al monumento megalítico más famoso del planeta. Una vez allí, se espera que el sol se filtre por el circulo de piedras e ilumine su centro.

Hay un grupo que visita Stonehenge en el solsticio de verano: los druidas. Es un movimiento religioso moderno, cuyas creencias se basan en el mundo natural; su nombre hace referencia a los sacerdotes de la cultura celta. Cuando miramos este círculo de piedras, muchos nos imaginamos druidas o magos encapuchados con un bastón de roble trenzado haciendo algún tipo de hechizo o embrujo. En la literatura, se han usado círculos de piedra, como el de Stonehenge, para rituales o como portal para viajes en el tiempo.

Formaban la clase sacerdotal de élite de los celtas, y sus ceremoniales y creencias fueron conservados en el más absoluto hermetismo. Fueron vituperados, atribuyéndoles prácticas diabólicas y sacrificios humanos; y a la vez ensalzados, por su culto a la naturaleza y su aceptación de la inmortalidad del alma.  No tenían templos, y sus ceremonias eran celebradas en bosques, alrededor de grandes árboles o piedras gigantescas.

Los Druidas enseñaban la doctrina de la Transmigración de las Almas e incluyeron en sus enseñanzas y filosofía la sacralidad de la vida, la existencia en el más allá, la reencarnación, la conexión con la naturaleza, los métodos holísticos de la curación, el desarrollo de las capacidades creativas, psíquicas, intelectuales e intuitivas, la magia y a la vez el estudio de los astros y sus movimientos estelares.

El muérdago y la encina eran sus plantas sagradas, como así también el roble. Los invasores romanos, temerosos de sus vastos conocimientos, los exterminaron casi por completo; pero sus supervivientes mantuvieron oculta su Religión y Tradiciones, llegando así a nuestros días; cuando grupos de Druidas descendientes de aquellos de antaño se reúnen en Stonehenge, y en densos bosques, realizan sus rituales durante los Equinoccios y Solsticios.

Stonehenge, el monumento megalítico de la Edad de Bronce, sigue siendo uno de los grandes atractivos de Inglaterra. La procesión de druidas del amanecer del 21 de junio, es una de sus grandes fechas. Los motivos de su construcción siguen siendo un gran misterio del que poco se sabe. Usos religiosos, funerarios, astronómicos. Sea cual fuere el motivo de su edificación, el 21 de junio es una fecha señalada. Y es que durante el amanecer del solsticio de verano el sol se eleva atravesando e iluminando el eje de la construcción. Sin duda un momento mágico y especial que cada año conmemoran centenares de personas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *